Inversión en Blockchain (parte 1)

Las palabras como “Blockchain”, “Criptomoneda” y “Bitcoin” están cada vez más en la boca de todos. Después de que el pasado mes de diciembre de 2017 Bitcoin alcanzara un techo de 17.000€, el mundo descubría la gallina de los huevos de oro. Periódicos de todo el mundo se hacían eco del precio, y aparecían testimonios de personas que pocos años atrás habían invertido ridículas cifras y ahora se habían vuelto millonarios. Muchos se apuntaron al carro sin saber lo que estaban comprando, empresas de todo el mundo cambiaban su nombre por un compuesto con la palabra “Blockchain” y veían como sus acciones subían como la espuma. Por otra parte, varios medios económicos y profesionales de la inversión afirmaban que todo era una gran burbuja y que podía estallar en cualquier momento. Así pues, a principios de febrero de 2018 el precio del Bitcoin se desplomaba hasta el mínimo de 4.680€[1], parece ser que la burbuja había estallado. ¿Pero qué es lo que realmente ha pasado aquí? El objetivo de este artículo es explicar que son las criptomonedas en general, cómo funciona la Blockchain, cuál es su valor intrínseco y responder a la pregunta de si realmente invertir en este nuevo mercado realmente es rentable, valorando sus pros y sus contras.

Para explicar qué es el Bitcoin, debemos entender primero cómo se mueve nuestro dinero, sean euros, dólares o cualquier otro tipo de divisa dentro del sistema financiero. Si por ejemplo yo quiero enviar una cierta cantidad de euros a un amigo que tiene una cuenta en otro banco, yo estaría dando una orden a mi banco, para que éste la confirmara. Mi banco enviará el dinero a la cuenta del banco de mi amigo, autorizando esta transacción y depositándolo en su cuenta. En otras palabras, en una transacción simple en nuestro sistema hay cuatro entes que actúan: mi amigo, un servidor y nuestros dos respectivos bancos. ¿Pero qué ocurre cuando uno de estos bancos, por el motivo que sea, tiene un fallo y su sistema cae? La transacción quedaría paralizada hasta que el susodicho volviera a su normal funcionamiento. Al mismo tiempo hay que puntualizar que los bancos tienen un control total sobre el dinero y las cuentas que gestionan, una transferencia interbancaria suele tardar entre 24-48 horas laborales, incluso más si es internacional, y algunas entidades realizan una comisión por el envío de dinero.

En resumen; mover nuestro dinero puede llegar a ser lento, costoso y sujeto a terceras partes (bancos, cajas o entidades) que pueden negarse a realizar la transacción por los motivos que sean. Tras la crisis financiera de 2008, empezó a aparecer una nueva idea de dinero en forma digital, en este caso se trataba de Bitcoin[2], respondiendo al problema antes planteado por una única transacción entre otras. Bitcoin se mueve por lo que es llamado la Blockchain, o Cadena de Bloques.

La Blockchain es una red de ordenadores interconectados que, ejecutando un programa, realizan todas las transacciones que mueven bitcoins de una cuenta, o wallet, a otra. A efectos prácticos ¿Qué está ocurriendo? Primero; podemos mover dinero (en este caso bitcoins) de punta a punta del mundo en cuestión de escasos minutos[3]. Al moverse por la cadena de bloques no está sujeto a una entidad bancaria que determine si la transacción se realiza o no, por lo que el control de nuestro dinero es completamente nuestro. Al mismo tiempo, al tratarse de muchos ordenadores conectados en la red para confirmar todas las transacciones, aunque uno cayera, no afectaría a todo el sistema. A estos ordenadores se les llama mineros y también han sido sujeto de muchas historias a lo largo de estos meses. Su labor consiste, básicamente, en confirmar las transacciones con su ordenador como hemos dicho antes. Por confirmar operaciones, éstos reciben una cantidad de bitcoins, que salen principalmente de las comisiones cobradas a la hora de realizar las transferencias (a efectos prácticos se suele cobrar céntimos de euro o dólar).

imagen blockchain (parte 1)

Existen otras características que han hecho que el precio de Bitcoin subiera hasta las nubes; al ser una moneda descentralizada, no está sujeta a un banco central que suba o baje los tipos de interés o que imprima más moneda creando inflación. A decir verdad, el número de bitcoins que pueden existir está limitado a 21 millones. ¿Pero todo esto son motivos que justifiquen que Bitcoin llegara a valer tanto? ¿Qué ocurre con el resto de criptomonedas? Primero de todo, tenemos que pensar que el precio de Bitcoin se determina en el libre mercado en base a la oferta y la demanda, pero además se ha convertido en una moneda refugio. En aquellos países donde circula el euro, el dólar u otras monedas que podemos definir como fuertes, no notaremos tanto esto, pero pensemos por un momento en países como Venezuela, Argentina etc. dónde las tasas de inflación son muy elevadas[4], o se lleve por parte del gobierno unas políticas monetarias que afecten sustancialmente al poder adquisitivo de la población. Para la gente de estos países, Bitcoin tiene un gran valor agregado. Al mismo tiempo al tener el propio propietario control absoluto sobre su cuenta en Bitcoin, un gobierno no podría ejecutar ninguna acción para sustraerle la criptomoneda al mismo, ya que otra de sus características es que los wallets son anónimos y lo único que se necesita para entrar a una cuenta personal es la contraseña.

Por lo tanto, ¿Cuáles son las ventajas que tiene Bitcoin y otras criptomonedas respecto al dinero fiat?

  • Descentralizado: Esta característica hace que su valor dependa 100% del libre mercado, de la oferta y la demanda y no de un banco central. Además, la particularidad de que se mueva por la cadena de bloques hace que sea una moneda rápida con costes muy bajos.
  • Anónima: Los monederos, o wallets, dónde podemos almacenar nuestras criptomonedas, suelen ser anónimos, es decir, no pone nuestro nombre en ninguna parte. Pese a este alto nivel de anonimidad, bien es cierto que muchos wallets online nos van a pedir una prueba de identidad a la hora de realizar transacciones con criptomonedas para evitar el blanqueo de capitales

Ahora bien, por muy interesantes que nos parezcan sus características, quedan varios interrogantes por resolver. El primero de todos es su elevado precio. Desde que apareció por primera vez en 2010 al precio de 0,30$, el Bitcoin ha tenido una media de rentabilidad anual del 1.178% cada año; siendo el año 2014 el año más rentable con una apertura de 13,30$ y un cierre de 808,50$ (5.978,94% de rentabilidad), y un único año en negativo, el 2015 con una apertura de 808,50$ y un cierre a 313,92$ (-61,17%). Si algo queda claro es que Bitcoin y otras criptomonedas son realmente volátiles y no aptas para corazones sensibles. También el valor de Bitcoin viene determinado porque tiene el número de bitcoins fijado en 21 millones. Imaginemos que solo pudieran existir 21 millones de dólares o euros en el mundo. Es muy probable que el tipo de cambio entre ambas monedas no sea tan elevado en favor del Bitcoin.

[1] https://coinmarketcap.com/currencies/bitcoin/

[2] Banking on Bitcoin (2016)

[3] Mientras que una transferencia en Bitcoin (BTC) o Ether (ETH) puede tardar unos escasos minutos, otras como Stellar (XLM) puede ir de punta a punta del mundo en cuestión de segundos.

[4] https://es.statista.com/estadisticas/495527/paises-con-la-tasa-de-inflacion-mas-alta-mundial/

Xavier Bermúdez Socias

Analista de 3Mbolsa

 

Anuncios


Categorías:General

1 respuesta

  1. Felicidades Xavi, sigue así muy buen articulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: