¿Cómo analizar una empresa?

En el mundo de la inversión existen dos tipos de análisis de valores: los inversores que se respaldan en el valor fundamental de las compañías, el análisis fundamental, y los que analizan el comportamiento del rebaño, el análisis técnico. Este artículo se centrará en explicar de manera esquemática los principios fundamentados por Benjamin Graham, el padre del Value Investing, y su alumno predilecto, Warren Buffet, el inversor más consistente a largo plazo de la historia.

A modo de resumen, el Value Investing, o análisis fundamental, se basa en un principio simple, pero no sencillo: “comprar barato y vender caro”. Para ello, Graham explica en sus dos libros más conocidos, The intelligent investor y Security Analysis, su filosofía de inversión.

Antes de empezar a resumir las razones que tendrían que fundamentar cualquier inversión de valores, cabe hacer un paréntesis, definiendo qué significa invertir para el Value Investing. En palabras de Benjamin Graham, un inversor inteligente no es más que un realista que vende a optimistas y compra a pesimistas. Por lo tanto, en esta afirmación, ya se puede extraer uno de los principios básicos del Value Investing: el inversor inteligente va a contracorriente, tiene una visión propia, siendo esta a veces contraria a la opinión del mercado (o Sr. Mercado tal y como lo llama el autor del libro). De hecho, la inversión en valor busca aquellas empresas impopulares por cuestiones coyunturales o temporales y, una vez analizada exhaustivamente la compañía, se compra a pesimistas y, posteriormente, se vende a optimistas cuando el Sr. Mercado, estupefacto de la reciente subida de la bolsa, está ansioso por comprar valores sobrevalorados. Asimismo, cualquier inversión tiene que tener un mínimo de plazo temporal esperado, puesto que las empresas necesitan un tiempo mínimo de maduración en la que invierten con el fin de rentabilizar su dinero de manera recurrente y sostenida.

Captura

En el mundo de la inversión sucede algo parecido. La mayoría de inversores, o más bien dicho, especuladores, pretenden cosechar rentabilidades extraordinarias, por encima de la media del benchmark o mercado, en un plazo de tiempo muy reducido. Sin embargo, detrás de las acciones de cualquier valor, existe una empresa con una realidad imperante y, como en el caso de la persona que quiere adelgazar, el inversor no podrá pretender cosechar rentabilidades extraordinarias en un período de tiempo reducido. Contrariamente, Benjamin Graham afirma que cualquier inversión tiene que tener un horizonte temporal de entre 7 y 10 años. Sin embargo, el aceleramiento de la irrupción e incorporación de las nuevas tecnologías en las compañías obliga al inversor emprendedor a revisar el horizonte temporal aplicado en sus inversiones. Asimismo, cabe puntualizar que, a diferencia del ejemplo anterior en el que una persona no percibía cambios en su cuerpo de un día para otro, el mundo de la inversión está rodeada de un clima de incertidumbre provocado por una sencilla razón, que es que no se conoce a nadie, hasta ahora, que sepa adivinar el futuro inmediato. Es por eso que la inversión por valor goza de una ventaja: la TAE te la da el mercado. Es decir, el inversor inteligente puede aprovechar la irracionalidad del Sr. Mercado para obtener rentabilidades anualizadas muy por encima de la media del mercado.

Una vez presentados los principales rasgos de un inversor inteligente: pensamiento propio y, en ocasiones contrario al mercado, y carácter paciente, esperando que la rentabilidad te la de el mercado; se presentará de manera esquemática los conceptos fundamentales, normas u prohibiciones que hemos extraído de la filosofía de inversión de Benjamin Graham.

1-      Nunca inviertas en negocios que no entiendas.

Según la filosofía de inversión de Graham, la perspectiva de cualquier inversor tiene que ser la de comprar una empresa. De esta manera, se evita el error de subestimar la inversión en acciones, como una simple anotación en cuenta. De este modo, si invertir en un valor lo asimilamos a la compra de una empresa, ¿no tendríamos que entender perfectamente el funcionamiento de un negocio para comprarlo?

2-      Invierte en negocios que tengan un crecimiento sostenible, firme y uniforme.

El índice S&P 500 ha obtenido una rentabilidad histórica anualizada del 9,70% desde el año 1964. Sin embargo, si se analiza el índice bursátil estadounidense se concluye que dicho crecimiento viene de tan solo alrededor del 20% de sus compañías cotizadas. Asimismo, por lo que hace referencia a España, el 98% de las llamadas startups no llegan a sobrevivir antes de los 5 años de vida. Así pues, el principio de inversión del Value Investing es claro. Cualquier inversión tiene que tener unos cimientos en los que basarse para esperar un resultado positivo en el futuro. El track record de cualquier compañía es crucial en la elección de valores.

3-      Estudia si la empresa en cuestión ha construido un castillo.

Este principio es quizá uno de los principios más importantes a la hora de interesarse o, por el contrario, olvidarse de un valor. Mediante una o más ventajas competitivas, una compañía se protege de sus competidores o parte de una situación de superioridad frente a estos. En este sentido, a partir de unas ventajas competitivas, la analogía de construir un castillo supone que en función de lo sostenibles que sean las características diferenciales de la compañía respecto su sector, será más o menos difícil penetrar sus defensas.

4-      Invierte en corredores de maratones, no en corredores de 100 metros lisos.

Del mismo modo que el inversor tiene que ser paciente, una compañía tiene que tener un historial de beneficios recurrentes reconocidos y las perspectivas de crecimiento a largo plazo tienen que ser satisfactorias. Del mismo modo que no compraríamos una granja para venderla en una semana, la filosofía de Graham solo se basa en la inversión de negocios sostenibles en el tiempo.

5-      Responde a la pregunta: ¿la empresa siembra y cosecha?

Una de los rasgos que indican que los gestores de un negocio tienen una estrategia emprendedora es la inversión que se realiza para nuevos proyectos. La partida que relata dicho concepto es el CAPEX de expansión, calculado una vez restado el CAPEX de mantenimiento del CAPEX total. Es importante tener en cuenta en qué parte del ciclo se encuentra la empresa en el momento de análisis y en qué forma la compañía invierte sus proyectos. Tendrán una esencial importancia:

1-      Qué parte del CAPEX se ha invertido en financiación ajena y en recursos propios.

2-      Donde se encuentra la inversión en CAPEX de crecimiento de la compañía en relación a sus competidores.

3-      En qué tipo de proyectos se está invirtiendo.

Una vez analizado como siembra la empresa, cabe estudiar si la empresa cosecha beneficios de sus inversiones. En este sentido, el inversor inteligente analizará la firmeza, sostenibilidad y uniformidad de los resultados obtenidos en los últimos 5-10 años y se compararán dichos resultados con las inversiones realizadas en el pasado por el equipo gestor.

6-      Estudia al detalle los principales aspectos del equipo directivo.

Siguiendo con la mentalidad de inversor que nos enseña Benjamin Graham, si un inversor pretende comprar una parte importante de una empresa, tendrá que responderse a una pregunta esencial. ¿Quien gestiona la compañía? En este sentido, cabe analizar la gestión del equipo directivo, su remuneración, si actúan como gestores o como promotores, la política de dividendos de la compañía a largo plazo, si se sigue una política de autocartera, la capacidad de autocrítica del equipo directivo al haber cometido errores en el pasado, entre otros.

7-      Comprar barato y vender caro.

Una vez analizado a fondo un valor, hay que atender al mercado, observar lo que está pensando el Sr. Mercado y tomar decisiones al respecto. A la hora de invertir, tan importante es determinar el valor de una empresa como pagar un precio justo por ella. Es decir, es primordial separar el significado de un buen negocio al de una buena inversión. En efecto, no existe ninguna inversión con valor sin un buen negocio detrás, sin embargo, el mercado muchas veces es demasiado optimista o, por el contrario, asigna el valor correcto a un valor en concreto. Es por este motivo que el inversor inteligente nunca pagará demasiado por un negocio, puesto que no se obtendría el concepto que da sentido a la inversión en valor, que es el margen de seguridad.

8-      Margen de seguridad.

En octavo lugar, pero no menos importante, la existencia de un margen de seguridad en cualquier inversión es lo que hace que el inversor inteligente tenga un colchón y de seguridad a la hora de invertir. El futuro nadie lo conoce, pero a partir del margen de seguridad se reducen las probabilidades de no preservar el capital invertido.

9-      El status quo.

Finalmente, añadimos un último punto que se tiene que tener en cuenta a la hora de realizar cualquier análisis de un valor. Éste corresponde al inevitable cambio de status quo en el que la economía, y paralelamente, la sociedad está presente. Vivimos en la cuarta Revolución Industrial, en la que la robotización y los cambios tecnológicos se incorporan a la actividad recurrente de las corporaciones de manera sorprendentemente rápida. Por lo tanto, los cambios en la cadena de valor de las empresas influirán de manera directa al análisis de su valor intrínseco. Asimismo, los cambios en los hábitos de consumo de la población, las tendencias demográficas, las tecnologías que vendrán, entre otros, tendrán que ser exhaustivamente analizados, y aún más, el futuro es incierto.

 

Guillem Font Llacay

Becario Servicio de Estudios en la Bolsa de Barcelona y Máster en Mercados Financieros

Anuncios


Categorías:Análisis fundamental, Economía, General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: