La posposición del rescate, ¿una losa para el crecimiento?

El beneficio de las empresas no financieras españolas se ha visto reducido hasta un 57% durante los primeros 9 meses del año. Dicha caída viene dada por una reducción en la demanda y por la necesidad de sanear su sobreendeudamiento. Algunas de las grandes empresas, ante la dificultad de obtener crédito bancario, han recurrido a la emisión de bonos corporativos muy atractivos para el inversor debido a su alta rentabilidad. Mas allá del excesivo endeudamiento de las empresas españolas, la marca España y la situación económica que las rodea complican la financiación de las empresas privadas.

La correlación existente entre la rentabilidad de la deuda soberana y la deuda corporativa española es significativa. En los siguientes gráficos se observa la relación entre la TIR de la deuda soberana española (10 años) y la cotización de los CDS (Credit Default Swap) de la deuda sénior (10 años) de grandes corporaciones españolas. Se observa como el comportamiento es cada vez más parecido (es decir, la correlación aumenta). En concreto, des de julio de este año, la tónica bajista de la rentabilidad del bono español se ha replicado en el comportamiento de los CDS de las grandes corporaciones:

 

 

 

Desde este punto de vista, seria favorable para las empresas que el gobierno español formalizara su petición de rescate lo antes posible. La simple petición del rescate provocaría una bajada de la rentabilidad del bono español lo que probablemente supondría una bajada de las rentabilidades a pagar por los bonos corporativos por parte de las grandes corporaciones (Se recuerda que el simple anuncio de Draghi anunciando la posibilidad de una compra de bonos por parte del BCE hizo bajar la rentabilidad del bono español de forma considerable). De esta forma las nuevas emisiones de deuda privada se pactarían a menor rentabilidad, lo que supondría un punto a favor para la empresa.

Pero esta no es la gran ventaja, la gran ventaja es que en un entorno más favorable, seria mayor el número de empresas que podrían acudir a la emisión de bonos. De esta forma, este sistema de financiación podría llegar empresas de crecimiento ya que en la actualidad solo emiten bonos empresas consolidadas. Potenciar la evolución de las empresas de crecimiento seria un gran paso para la salida de la crisis. La evolución de este tipo de empresas se ha visto paralizada en muchos casos no por un problema de falta competitividad sino por una falta de liquidez. Dichas empresas, cuando pueden crecer, aportan empleo y son un atractivo para realizar nuevas inversiones.

Todas esas razones apuntan a que la posposición de la solicitud del rescate, no hace más que retrasar la recuperación de la economía española. El coste de oportunidad que estamos pagando los españoles y las empresas de crecimiento cada día en que no se pide el rescate es (des de punto de vista) altísimo y debería ser tenido en cuenta por parte del ejecutivo español.

Sergi Noguera Rocadembosch

Ignasi Vilaseca Creus

Anuncios


Categorías:Economía

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: