La debilidad de la banca española agravada por la inoperancia de las autoridades

El sector bancario es protagonista en las últimas semanas, si bien la incertidumbre alrededor del sistema financiero es una realidad desde el inicio de la crisis financiera. En el gráfico adjunto se presenta la evolución de la morosidad, del IBEX 35 y del índice bancario de la Bolsa de Barcelona. Además, se señalan los principales hechos relevantes relacionados con el sistema financiero.

Dicho cronograma ilustra perfectamente la presión sobre las entidades y la reacción de la administración frente ella. Se puede identificar una primera fase en que las noticias son puntuales, mientras que identificaríamos una segunda fase a partir de mediados de 2011 donde los acontecimientos se precipitan. La explosión de la crisis de deuda en Europa y el estallido de la burbuja inmobiliaria han provocado un entorno de gran incertidumbre en el sector financiero debido al desconocimiento real, tanto de su exposición en los bonos soberanos periféricos como las dudas sobre la valoración de los inmuebles que tienen los bancos en los activos.

La incapacidad de las autoridades de reformar estructuralmente el sector abordando el problema de forma parcial y la improvisación en la gobernanza del país ha desencadenado que el riesgo país se contagie a todos los sectores reales. Dicho problema financiero ha conllevado que en la segunda fase de la crisis el sector bancario haya tenido un peor comportamiento que el IBEX 35. Si se observa, en la primera fase de la crisis, la banca muestra un mejor comportamiento respecto el selectivo español. Hecho que ha ayudado al mejor comportamiento del IBEX 35 frente a los otros selectivos internacionales. Sin embargo, en la segunda fase, a partir del incremento sustancial de la morosidad, la desconfianza de los inversores internacionales ha quedado patente tanto en la deuda hispana como en el sector financiero español. Al mismo tiempo, el deterioro de las finanzas públicas aunado con la nacionalización de Bankia ha propiciado que el riesgo país haya alcanzado cotas insostenibles a largo plazo.

El incremento de la tasa de paro ha conllevado que la correlación con los créditos de dudoso cobro sea directa. En efecto, la imposibilidad de no poder devolver la deuda y la no fluidez del crédito ha desencadenado que la morosidad se haya más que doblado en el periodo estudiado y haya incrementado todavía más el stock de viviendas por vender. Este hecho ha provocado que la vivienda siga sin dibujar suelo y esto no augura una recuperación de los activos inmobiliarios de los balances bancarios, aunque en algunas urbes se empieza a constatar cierta estabilización de los precios. Todo ello ha provocado que los resultados globales del sector hayan caído un 41%. Debido, sobretodo, al aumento de las provisiones en un 20% respecto a 2010. Así lo recogela AEB, según la cuál estas dotaciones explican el 75% del recorte de resultados. Los nuevos requerimientos de la reforma juntamente con la valoración externa puede acabar de lastrar las cuentas de las entidades para el presente año. Con todo esto, las perspectivas no son muy alentadoras como ya descuenta la cotización del BCN Top 5 Banks de estas últimas semanas.

En conclusión, del mismo modo que se ha caminado hacia la conglomeración del sector eléctrico europeo, también el sector bancario caminará hacia una unificación bancaria europea donde el BCE deba tener un papel similar al de la Reserva Federal. No se puede seguir en un ámbito únicamente nacional cuando la competencia es global. Los mercados igual que respetan la Reserva Federal deben saber que tienen un oponente europeo similar ya que en las circunstancias actuales no lo respetan. La sensación de que las autoridades van a remolque de los acontecimientos muestra falta de planificación y desconocimiento de los siguientes pasos a seguir y ésta es la piedra angular para crear expectativas. Los principales hechos relevantes señalados en el gráfico ilustran claramente como en la primera parte de la crisis las medidas son de poco calado marcado por un escenario que se pensaba que se podría manejar con facilidad por las autoridades nacionales. Sin embargo, en la segunda fase de la crisis con toda la munición fiscal gastada y una política monetaria ya muy laxa, ha propiciado que en los primeros meses de 2012 el gobierno haya ido actuando a medida que se desencadenaban los acontecimientos. Las autoridades supervisoras, comola CNMVy el Banco de España, no han identificado los problemas estructurales del sector y las soluciones propuestas han sido parciales y por indicaciones procedentes de Europa y de los mercados. No se ha atajado así el problema inmobiliario y bancario des de los inicios. La auditoría externa para valorar los activos inmobiliarios en cartera se ha hecho tarde y esto ha arrastrado la cotización de las entidades con fundamentales saludables. La restructuración debe hacerse, este es un primer paso. Aunque esta debe hacerse caminando en paso firme y uniforme para decirle al mercado que con Europa no se juega.

Fuente: Elaboración propia a partir de Reuters y Banco de España

Damià Rey. Profesor de Teória Económica dela Universitatde Barcelona.

Marc Barberà. Profesor de Economía Aplicada dela UniversitatRovirai Virgili.

Anuncios


Categorías:Economía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: