“Decoupling” de España con el resto del mundo

Nadie pone en entredicho que la globalización ha cambiado las reglas de juego en el siglo XXI. Ciertamente, el uso de internet, la liberalización financiera y las nuevas tecnologías han hecho que el mundo estuviera tan interconectado como nunca antes. Del mismo modo, en los mercados financieros, no se habían establecido correlaciones tan elevadas entre los diferentes mercados. En efecto, el dinero no entiende de fronteras, y se ve claramente como los mercados influyen e interactúan mutuamente de forma generalizada.

Sin embargo, un punto de reflexión interesante a matizar es como el IBEX 35 en la etapa actual se ha descorrelacionado con sus homólogos. En efecto, en el mapa de correlaciones entre el IBEX 35, el DAX y Dow Jones, se constata que la integración y la convergencia entre mercados son mucho más elevadas, en las etapas expansivas. Verdaderamente, en estos períodos, se constata una mayor profundización de los vínculos y de los niveles de integración entre las distintas economías nacionales y de los mercados. Además, se detecta un comportamiento de las relaciones económicas internacionales notoriamente más dinámico que el comportamiento de los ritmos de la actividad económica interna de los países, lo que evidencia este alto grado de correlación entre ellas.  Así se constata en el gráfico, cuando se produce una etapa de crecimiento económico a nivel Occidental, las bolsas reflejan tasas positivas además de evidenciar crecimientos bursátiles en todas ellas. No obstante, en la crisis actual, la economía española y la bolsa se descorrelacionan de las otras bolsas. La relación de causalidad entre “comercio, apertura y convergencia” y entre “movilidad del capital y convergencia”, así como las supuestas tendencias a la igualación de salarios y de productividad, queda de manifiesto en la economía española. El “GAP” se ensancha en los fundamentales de la economía.  El efecto del incremento de los costes, la falta de productividad de la economía española y el gran desequilibrio en la balanza por cuenta corriente explica como la economía española se iba endeudando cada vez más, mostrando así que el crecimiento no podía durar mucho tiempo. Dicho crecimiento se fundamentó en actividades más especulativas que en actividades productivas que generasen valor a largo plazo, lo que ha propiciado este “decoupling” entre la economía y la bolsa española con sus homólogos occidentales.

Damià Rey. Profesor de Teoría Económica de la UB.

Anuncios


Categorías:Economía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: