¿Que hay de cierto en la fuga de depósitos?

Uno de los temas que se comentan recientemente en el mercado es la falta de confianza que hay en el sector bancario español, aunque este hecho también es recurrente en otros países de la periferia. La reforma del sistema financiero emprendida por el ministro de Guindos, la entrada del sector público en el capital de Bankia, las nuevas necesidades de aprovisionamiento debido a la desconfianza en la valoración de los activos inmobiliarios en los balances de los bancos o los escasos recursos con los que cuenta el FGD y del FROB, han provocado a parte de las presiones de los mercados también una creciente preocupación de las familias y del sector privado en general por la seguridad del dinero que tienen depositados en los bancos. Esto se ha traducido en la disminución de los depósitos bancarios tal y como publicó el Banco de España la semana pasada.

El primer trimestre fue positivo ya que entre enero y marzo las cuentas de ahorro y a plazo crecieron en 8.962 millones de euros, lo que significa un incremento del 0,77%. No obstante, en términos interanuales (marzo 2011-marzo 2012) cambia el signo y estos han descendido un 4%. No es un dato excesivamente preocupante, ya que esta caída puede venir por la creciente desconfianza en el sistema financiero, pero también por la menor capacidad de ahorrar por parte de las familias debido a la disminución de ingresos en los hogares por la complicada coyuntura económica. Lo que si está claro, es que hace unos días, tras la nacionalización del cuarto banco del país hubo una punta de salida de capital de dicha entidad. Los responsables de la entidad lo atribuyeron a un elemento estacional, los ministros del ramo anunciaron que los clientes tenían que estar más seguros que nunca con el apoyo del estado. Mientras, otras voces como las del Nobel de Economía, Paul Krugman predicaban un posible corralito en España.

Si ampliamos el campo de visión y nos fijamos en Europa, según Credit Suisse, que en su último trabajo recoge la evolución de los depósitos en los periféricos así como en las economías del núcleo duro, se confirma la tendencia de flujos de capital periferia-centro. El caso más espectacular es Grecia, que desde que empezó la crisis de deuda y según datos del Banco de Grecia, una cuarta parte de los ahorros en los bancos griegos han sido retirados. La semana pasada, tras saberse que había que convocar nuevas elecciones, se estima retiraron 1.200 millones de euros en un solo día.

Del gráfico que hay a continuación se desprende que la salida de ahorros no es debida a la mayor necesidad de los recursos de las familias, sino que efectivamente el dinero sale de los periféricos para ir a países como Francia y Alemania. Si las últimas semanas hablábamos de la huida de capital extranjero tanto en renta fija como en renta variable, el hecho de una fuga de capitales nacionales no hace más que empeorar los problemas de financiación ya presentes en los llamados PIIGS. Como conclusión, esto deriva en unos tipos más altos en estos países, mientras que las economías con datos macroeconómicos solventes tienden a financiarse cada vez a menor coste. De hecho, la rentabilidad de los bonos a 10 años de Alemania y Reino Unido marcaron mínimos históricos la pasada semana.

 

Fuente: Credit Suisse

Marc Barberà Sabaté. Profesor de Economía Aplicada de la URV

Anuncios


Categorías:Economía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: